lunes, 21 de noviembre de 2011

Solomillo frío

Una receta muy fresquita.
He aquí una receta que es muy rápida y, sobre todo, si tienes invitados, muy socorrida, ya que, no tienes que estar a última hora preparando la comida mientras están todos llegando o tomando los entremeses.
Dependiendo de las personas que vayais a comer pues así hareís uno o más solomillos, o la mitad de uno.
Para empezar en un bol se pone una cabeza de ajo y perejil, ambos muy picados, y se añade sal, aceite y vinagre, se remueve muy bien. La cantidad del aceite y del vinagre dependerá de la cantidad de solomillo que hagaís, ya que, éste debe quedar cubierto por este aliño.

Por otro lado, el solomillo se corta en rodajas, se les echa sal y un poco de pimienta negra y a la plancha, vuelta y vuelta. Hay que hacerlos al gusto, pero no deben quedar muy quemados.
Conforme vayamos haciendo las rodajas de solomillo se van echando en el bol para que cojan el sabor de la vinagreta.

Una vez todos hechos y que estén bien cubiertos por la vinagreta, se mete el bol tapado con papel transparente o aluminio en el frigorifico. Si se hace el día anterior coge más el sabor sino debe hacerse por la mañana temprano para cenar. En definitiva, que esté bastantes horas cogiendo el sabor.
¡¡Y hemos terminado!! Lo dicho, una receta muy fácil, rápida y, sobre todo, muy rica.

No añado imagen de esta receta porque últimamente no la he hecho, pero esta entrada ha sido una petición especial de un amigo.
La próxima vez que la haga, añadiré una imagen. La suelo hacer, sobre todo, en verano, que apetece más comida fresquita. La última vez, la hice para una cena en casa con amigos y se acabo por completo, así que creo que se puede decir que está muy rica.... 

¡¡Ya me contareís cómo os queda!!